Sigue rondándome la cabeza este precioso Avidiver...



Aunque también la versión con dial azul...



¡Qué pena ser pobre!